El mito de los superalimentos

| |

Cada cierto tiempo, se ponen de moda diferentes alimentos en pro de supuestos beneficios para la salud: la quinoa, las bayas de Goji, la chia, los zumos y batidos detox… Son ejemplos que todos conocemos. Los alimentos que tomamos a diario ya no están ricos según quienes los publicitan (eso se da por hecho) sino que son los más sanos. Esta forma de hacer llegar al consumidor un producto es el ejemplo más claro de cómo la industria condiciona la cesta de la compra y busca la manera de diferenciarse atribuyendo las mejores cualidades a su artículo.

Está claro que una alimentación variada y rica en frutas y verduras está relacionada con una mejor calidad de vida ya que ayuda a mantener un buen estado de salud; el problema radica en depositar sobre los diferentes alimentos supuestas propiedades curativas que exceden con creces sus capacidades reales.

Qué son los superalimentos

No hay una definición científica, sino que una vez más vemos que la definición se ha ido creando a través de la publicidad y medios sociales. «Alimento rico en nutrientes considerado especialmente beneficioso para la salud y el bienestar» es la explicación que ofrece el Oxford English Dictionary.

«Superfood» viene en la Wikipedia definido como un «término de marketing usado para describir alimentos con supuestos beneficios para la salud«. Lo cierto es entre la comunidad científica se entiende como una tendencia o moda y la aclaración es que ningún alimento por sí solo cura, pero sí ayuda a preservar la salud mediante un consumo equilibrado dentro de una dieta global.

En 2007, la Unión Europea prohibió usar dicha denominación en el empaquetado de productos para evitar la publicidad engañosa. El Consejo Europeo de Información sobre la Alimentación aconseja aumentar el «abanico de alimentos nutritivos que incluimos en nuestras dietas, en vez de centrarnos exclusivamente en un pequeño conjunto de alimentos de los que se ha afirmado que son súper».

Una pequeña lista de superalimentos

A continuación hablamos de cuáles son los superalimentos que se han ido poniendo de moda en los últimos años. Todos ellos son saludables, como cualquier otro, con un consumo moderado y dentro de una dieta rica y variada, pero no constituyen  de por sí un remedio para ninguna enfermedad.

  • Quinoa

La quinoa y sus propiedades ha sido un tema muy debatido. Entre las que se atribuyen, figura un alto nivel de proteínas, minerales como calcio o hierro y vitaminas C, E, B1, B2 y niacina, así como que es rica en aminoácidos. Por todo ello se ha anunciado como herramienta para combatir el colesterol.

  • Chia

Estas semillas utilizadas ya  por los mayas son una fuente de omega 3 y por ello se relacionan con el tratamiento de enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, la ingesta de ácidos grasos es más alta con pescados como el salmón.

  • Arándanos

Este rico fruto también se ha ligado a la reducción del riesgo de sufrir dolencias cardiovasculares gracias a las antocianinas. Aún no hay estudios concluyentes al respecto si bien se aprecian indicios de que pueda ser beneficioso en esta línea.

Los arándanos, otro mito de los superalimentos

  • Bayas de Goji

Se pusieron de moda hace pocos años y se habló incluso de su utilidad como uno de los «alimentos anticancerígenos», lo que  hizo que su consumo se disparara en el mundo occidental, así como su precio. De este alimento procedente de China, sin embargo, no hay actualmente ningún estudio científico que haya certificado sus propiedades.

  • Batidos detox

Una de las últimas tendencias son las bebidas depurativas; según sus defensores, ayudan a eliminar toxinas del cuerpo y también a reducir el peso. Pero como en los casos anteriores, el mito es más que rentable. Hígado, riñones y pulmones son los encargados de hacer la tarea de eliminar estas impurezas y los expertos critican que quienes los emplean pretendan arreglar los excesos de todo un año. ¿La clave? La vemos a continuación.

El mejor alimento del mundo

Una vez más, el mejor alimento es algo más complejo: una buena dieta variada en nutrientes.

A los nombres exóticos ya detallados suele sumarse otra característica: su precio. No en vano, los fabricantes y vendedores ponen a disposición de los consumidores este tipo de productos que multiplican con creces el importe de otros más habituales en el carro de la compra y no por ello peores: legumbres, frutas autóctonas, pescado azul, frutos secos y un largo etcétera de elementos que no deberían faltar en nuestra cesta semanal. La campaña a favor de los «superalimentos» parece querer acabar con otros alimentos tradicionales pero éstos aportan igual o mayor valor nutricional: manzanas, cebollas, pan y arroz integral, zanahorias y así un largo etcétera.

Los expertos insisten que la alimentación es básica para las personas pero de por sí ningún alimento supone la solución para prevenir o curar ninguna enfermedad. La predisposición genética y los hábitos de vida, como las condiciones de trabajo o la práctica de deporte, son otros factores a tener en cuenta que ningún superalimento del futuro puede modificar.

Deja un comentario

13 − 8 =

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar