Problemas de la modernidad: las consecuencias del uso del smartphone

Problemas de la modernidad: las consecuencias del uso del smartphone

El estrés es una de las consecuencias del uso abusivo del smartphone

Aunque nos acompañe desde hace solo una década, se nos hace muy complicado (y en algunas ocasiones incluso imposible) imaginar la vida sin la tecnología smartphone. En cierta medida, esa sensación es normal porque el smartphone ha abierto un amplio abanico en cuanto a formas de comunicación en distintas plataformas: telefonía, mensajería instantánea, redes sociales, etc., además de permitirnos acceder a Internet desde cualquier lugar y en cualquier momento. También nos ofrece un mundo de posibilidades relacionados con aplicaciones móviles que nos ayudan a controlar el peso, aprender un nuevo idioma, escuchar nuestras canciones favoritas, etc. Sin mencionar su capacidad para fusionar muchos dispositivos en uno.

Consecuencias de la adicción al móvil

De acuerdo con los especialistas, las consecuencias de usar el smartphone empiezan cuando realmente nos sentimos incapaces de realizar cualquier tipo de actividad sin utilizar ese dispositivo. No se trata solo del tiempo de conexión sino de las consecuencias secuelas derivadas de su utilización.

El uso abusivo de los dispositivos móviles es un problema grave que incluso está catalogado como un trastorno psicológico denominado nomofobia, del inglés “no-mobile-phone phobia” o, miedo a quedar sin móvil. Esa nueva patología refleja los problemas de salud que pueden ocasionarse por la dependencia a las nuevas tecnologías, un riesgo cada vez más creciente en nuestra sociedad.

Impactante campaña finlandesa contra la adicción al smartphone: La indiferencia es la violencia de hoy

Pero, ¿cuáles son realmente los problemas del uso del smartphone?

  • Usar el smartphone en exceso impide cumplir con las obligaciones del día a día, tanto en el trabajo como en el ámbito familiar o escolar.
  • A menudo, la pérdida de concentración ocasionada por el uso abusivo del móvil va acompañada de un desinterés creciente por el “mundo real”.
  • En muchos casos, la adicción al móvil puede enmascarar otros trastornos psicológicos más graves como la depresión.
  • El desarrollo máximo del egocentrismo es otra de las consecuencias del uso del smartphone, a través de las redes sociales, que proporcionan el entorno ideal para hablar de uno mismo y alimentar el ego a través de las interacciones con los demás (likes, comentarios, etc.).
  • Estar todo el tiempo conectado también perjudica las rutinas de descanso y alimentación. De hecho, el uso del móvil impide la producción de melatonima – la hormona responsable por nuestro ritmo biológico de descanso. Asimismo, hacer las comidas conectados al móvil, nos hace perder la noción de cantidad y calidad de los alimentos.
  • Por supuesto, el nivel máximo de conexión exigido por las personas dependientes del smartphone aumenta los niveles de estrés y tensión emocional.
  • En cuanto a la salud, el uso constante de los dispositivos móviles puede incrementar el riesgo de sufrir dolor crónico – principalmente en las muñecas y en el cuello. El riesgo de contraer enfermedades también aumenta de forma considerable ya que la manipulación constante de los dispositivos en los más diferentes entornos los convierte en trasmisores ideales de gérmenes.
  • El esfuerzo visual llevado a cabo para leer mensajes y mantener la atención en la pantalla deriva en problemas de visión y aumenta la fatiga visual.

Cómo saber si eres adicto al smartphone

De acuerdo con el Instituto Delete, la adicción al móvil puede ser catalogada en 5 niveles:

Seguridad

Pérdida de contacto con el mundo real

Relevancia

La vida virtual pasa a ser más importante

Tolerancia

Necesidad de estar conectado todo el tiempo

Abstinencia

La falta de conexión desencadena tensión, nerviosismo y ansiedad

Contacto Social

Pérdida de productividad en el trabajo, bajo rendimiento escolar, aumento de los conflictos familiares y con personas más cercanas.

Infografía: cómo saber si soy adicto al móvil

La tecnología smartphone ha cambiado nuestras vidas y, en muchos sentidos, para mejor. Ahora cabe a nosotros utilizarla de manera racional para prevenir las consecuencias de la adicción al móvil y educar las futuras generaciones.