Mitos y verdades para dormir como un bebé

| |

¿Tienes problemas para dormir? Te contamos los mitos más extendidos y las verdades menos conocidas entre los remedios para conciliar el sueño cada noche.

La falta de horas de sueño es un rasgo casi definitorio de la edad adulta. La rutina, las preocupaciones, las obligaciones, las necesidades de socialización… Son muchos los factores que dificultan la consecución de un sueño reparador, al menos, durante la semana. Pero, si a ellos sumamos los serios problemas que tienen algunas personas para conciliar el sueño, dormir ocho horas se convierte en toda una utopía. Después de varias noches con la mirada fija en el techo, los efectos son más que notables a nivel físico y psicológico.

[bctt tweet=”El estrés o la tv encendida en la habitación pueden impedir que durmamos bien #insomnio #cómodormirbien” username=”mielcanela_blog”]
Según las recomendaciones de los expertos, lo ideal es dormir entre siete y nueve horas todas las noches. El sueño es un proceso necesario e imprescindible para el mantenimiento de la salud. Es el momento del día en el que el cuerpo reposa, recarga energía y pone a punto nuestro reloj biológico. Por eso, cuando el insomnio ataca, el organismo se resiente. Existen muchos remedios tradicionales para combatir este trastorno, aunque no todos ellos han demostrado su eficacia. Reunimos los más extendidos.

¿Cómo conciliar el sueño? Cinco mitos y sus verdades

× Haz ejercicio, así llegarás más cansado al final del día. El deporte nos ayuda a consumir energía. Pero si realizamos la actividad justo antes de acostarnos, podría afectar de manera negativa a la calidad del sueño. Busca una hora más adecuada.

× Toma un vaso de leche caliente. Es uno de los remedios más extendidos de padres a hijos. Pero, ¿funciona de verdad? La leche contiene triptófano, un aminoácido que, en el cerebro, produce serotonina y nos introduce en un estado de serenidad. Es cierto. Pero no lo es que con solo un vaso antes de acostarnos sea suficiente para producir en nosotros ese efecto placebo. Necesitaríamos varios litros para conseguirlo.

× Recupera horas de sueño con una siesta reparadora. La siesta ayuda, pero solo si dura entre 20 y 30 minutos. Este tiempo es suficiente para continuar con la actividad diaria y llegar a la noche preparados para conciliar de nuevo el sueño. Si nos echamos durante más de una hora, el descanso no servirá de nada: nos levantaremos de la siesta más cansados, inapetentes y, en ocasiones, con un apetito voraz. Tampoco sirve recuperar las horas de sueño durante el fin de semana. De hecho, muchos expertos aseguran que, para evitar problemas de insomnio temporal, lo mejor es marcar unos horarios de sueño similares para todos los días de la semana.

× Deja la radio o el televiso encendidos a modo de arrullo. La luz de los aparatos electrónicos afecta a nuestro ritmo circadiano (nuestro reloj biológico) e impide la producción de melatonina, la hormona que induce el sueño a partir de la oscuridad.

× Pon el despertador cinco minutos antes de la hora. Mucha gente programa diferentes alarmas para que empiecen a sonar minutos antes de la hora a la que se tienen que levantar. Así, dicen, pueden disfrutar de un rato más entre las sábanas. Aunque parezca placentero, en realidad es contraproducente: interrumpe el ciclo inicial del sueño y, posteriormente, en esos cinco minutos entre alarmas, no llega a descansar absolutamente nada.Insomnio

No puedo dormir: cosas que sí funcionan

De la misma manera que existen mitos, son muchas las acciones que puedes llevar a cabo para dormir mejor. Lo primero, es identificar si los problemas para conciliar el sueño son ocasionales  (provocados por algún motivo en especial) o si se alargan en el tiempo, convirtiéndolo en un trastorno crónico. Padecer insomnio no significa solamente tener problemas para quedarse dormido, sino también despertarse frecuentemente por la noche, permanecer en duermevela… Si el problema solo aparece en momentos muy concretos, o días esporádicos, algunos remedios tradicionales que sí valen son:

♥ Consigue que tu día a día sea activo. Para ello, incluye el ejercicio físico, aunque recuerda evitarlo las tres horas previas a acostarte. También vale salir a caminar, subir las escaleras en vez de coger el ascensor, dejar el coche en el garaje… Cualquier cosa que te ayude a olvidarte del sofá y dejar atrás el sedentarismo

♥ Marca una rutina previa al sueño. Puede ser el vaso de leche, pero te recomendamos otras como una lectura ligera, un suave masaje en las manos, alguna posición de yoga… Cualquier actividad que te relaje y te ayude a dormir.

♥ Cena dos horas antes de acostarte y platos ligeros. Tan malo es irse a la cama con hambre como con una digestión pesada en proceso. Busca el equilibrio e intenta no abusar del alcohol.

♥ Deja de trabajar (en casa). Lo ideal es llegar a casa y dedicarte a los tuyos y a tu tiempo libre. Pero, si la actividad laboral es intensa y tienes que llevar trabajo a casa, déjalo dos horas antes de irte a la cama. Con estrés, tampoco vas a poder quedarte dormido.

Cómo conciliar el sueño

¿Qué te ayuda a dormir? ¿Has sufrido alguna vez insomnio ocasional?

3 comentarios en «Mitos y verdades para dormir como un bebé»

  1. After I initially left a comment I appear to have clicked
    on the -Notify me when new comments are added- checkbox
    and from now on every time a comment is added I receive 4 emails with the same comment.
    Is there a way you are able to remove me from that
    service? Appreciate it! asmr 0mniartist

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar