Antibióticos a examen: los riesgos de la automedicación

Antibióticos a examen: los riesgos de la automedicación

Antibióticos: cómo se utilizan

Los antibióticos y el mal uso que hacemos de ellos constituyen un riesgo para la salud mundial. ¿Sabes para qué se utilizan y cuándo se deben consumir?

Una gripe, un resfriado, problemas con las muelas del juicio… Muy pocas personas han resistido la tentación de rescatar del botiquín de casa o de la empresa un antibiótico con el que aliviar los síntomas de estas y otras afecciones. Más allá del riesgo derivado de la automedicación, el mal uso de estos medicamentos ha dado lugar a lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) conoce como “resistencia a los antibióticos”, uno de los mayores problemas del bienestar y el desarrollo a nivel mundial.

La automedicación favorece la prevalencia de las bacterias #antibióticos Clic para tuitear

Ni utilizamos bien los antibióticos ni sabemos cómo debemos hacerlo. Alargamos o acortamos el tratamiento prescrito por el médico, utilizamos las recetas de alguno de los miembros de la familia o recuperamos el proceso cuando volvemos a tener síntomas parecidos. Si te identificas con todas y cada una de estas afirmaciones, estás haciéndolo mal. Pero te ayudamos a enmendar el error y a aprender [de manera definitiva] para qué se utilizan los antibióticos.

¿Qué es un antibiótico?

Un antibiótico es un medicamento que ataca a las infecciones causadas por bacterias. Dependiendo de la prescripción del médico, el tratamiento puede destruir por completo los microbios o, al menos, frenar su expansión. Precisamente en esta definición encontramos dos de las claves del uso de antibióticos:

  • Deben ser recetados por un médico. Aunque no lo parezca, tienen efectos secundarios y dañan la flora intestinal. Por eso necesitan cierto control.
  • No son útiles contra virus. Solo atacan a las bacterias nocivas para el organismo. Por ello, no sirven para tratar gripes o resfriados, o para aliviar el dolor.

Automedicarse

Señales que indican un mal uso de los antibióticos

Los españoles son los ciudadanos europeos que peor utilizan los antibióticos. Como consecuencia, contribuimos en gran parte a la supervivencia de las bacterias y a la pérdida de rendimiento de estos medicamentos. ¿Cuáles son los principales errores que cometemos a la hora de tomar antibióticos?:

  1. Automedicación. Utilizamos medicamentos recetados con anterioridad o intentamos curar un virus con ellos.
  2. Poco respeto por los horarios de las tomas. Tomamos la medicación con las comidas sin entender que no siempre transcurren ocho horas entre una y otra.
  3. Desobediencia a la prescripción médica. O dejamos de tomar el antibiótico cuando nos encontramos bien o prolongamos su consumo hasta que terminamos la caja.
  4. Reciclaje de los antibióticos. Los antibióticos sin utilizar de otro miembro de la familia son una solución recurrente para infecciones futuras.
  5. Higiene incompleta o escasa. Las infecciones por bacterias son contagiosas, de ahí que sea importante evitar riesgos mediante prácticas de aseo personal básico como un buen lavado de manos.
Un antibiótico cura una infección si respetamos la prescripción médica #usodeantibióticos Clic para tuitear

Ante estos errores, la OMS explica:

Recuerda: la próxima vez que te encuentres con una infección, acude al médico y evita a toda costa la automedicación. Cuanto más antibióticos tomes sin necesitarlo, menor será su eficacia y mayor la prevalencia de las bacterias.

¿Cuántas veces has tomado antibiótico sin prescripción médica? ¿Conocías los efectos secundarios de estos medicamentos?

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar