Aprender a discutir

Aprender a discutir

Saber discutir: un arte desconocido

Las discusiones son necesarias para resolver conflictos, aunque no como las entendemos la mayor parte de los mortales. ¿Sabes discutir de manera correcta?

El término discutir procede del latín discutĕre, que significa resolver o disipar. En castellano, según el diccionario de la Real Academia de la Lengua, discutir es examinar una materia con atención o manifestar razones contra las opiniones de otros. Teniendo en cuenta las dos definiciones, discutir parece una forma civilizada de expresión y comprensión de opiniones (propias y ajenas) y, a simple vista, no incluye riñas o peleas. Sin embargo, la mayor parte de las discusiones acaban en enfados asegurados desde el primer minuto de contienda. Y como consecuencia, aumentan los problemas familiares, los conflictos en la pareja, los divorcios…

Desconocemos el verdadero significado (y la utilidad) de las discusiones #aprenderadiscutir Clic para tuitear

Si quieres evitar este tipo de situaciones incómodas, te damos la clave de las buenas discusiones para que puedas aplicarlas en tus próximas conversaciones.

¿Es bueno discutir?

No solo es bueno, sino que es necesario. Diversos estudios sociológicos han demostrado que las discusiones [las buenas] enriquecen las relaciones. Pero somos grandes desconocedores de esta modalidad de comunicación tan necesaria, y tampoco le dedicamos mucho tiempo a aprender el arte de discutir. Como consecuencia, aumentan los problemas familiares, los conflictos en la pareja, los divorcios… No escuchamos y perdemos la oportunidad de ser escuchados cuando levantamos la voz o perdemos la paciencia frente al otro.

Saber discutir nos ayuda a resolver los conflictos #discutirbien #aprenderadiscutir Clic para tuitear

Llevamos años entendiendo las discusiones como batallas que debemos ganar. Y, para ello, utilizamos recursos de todo tipo, desde gritos y llantos hasta faltas de respeto inaceptables. Aquí es donde reside el problema: nos basamos en un concepto erróneo y aceptamos cualquier estallido como válido. Necesitamos recuperar el origen etimológico de la palabra (resolver, disipar). Solo así, se pueden solucionar los conflictos, evitar que el dolor o el enfado se estanquen y conseguir una relación sana.

Tips básicos para aprender a discutir

No es un bueno que una familia discuta siempre. Pero tampoco lo es que una pareja nunca lo haga. Cada persona es un mundo formado por experiencias, sentimientos y creencias únicos. Y, por eso, es inevitable que haya conflictos. Conseguir que dejen de ser un problema para convertirse en una oportunidad es fácil si sabemos cómo discutir bien:

  • Antes de hablar, piensa. A la gran mayoría nos pierde la boca cuando se nos presenta un conflicto. Decimos cosas que no queremos o no sentimos y, al final, nos arrepentimos. Como seres inteligentes, debemos filtrar todos los comentarios hasta pronunciar solo los más razonables.
  • Ármate de paciencia y autocontrol. Cuando recurrimos a los insultos, los gritos o las faltas de respeto, perdemos toda la credibilidad. Deja la ira y el nerviosismo fuera de las discusiones y la comunicación mejorará notablemente.
  • Practica la empatía. En una discusión participan, al menos, dos personas. La idea es que cada una de ellas escuche al otro con atención y sea capaz de ponerse en su lugar para entender su postura.
  • Muéstrate asertivo. Si estás discutiendo es que tienes algo que defender. Ten clara tu postura y defiéndela con comentarios razonables y respetuosos. Intenta resolver un solo tema de cada vez y evita volver a abrir heridas que deberían estar ya curadas.
  • Saca el lado positivo. Siempre, para que el derrotismo no gane la batalla por ti. Utiliza también esta filosofía para alagar al resto de los participantes de la discusión. Así les muestras que entiendes su postura y que la respetas.

Aprender a discutir para resolver conflictos

¿Eres de los que discute bien o de los que acaba con una riña todos los conflictos?

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar