Tomar agua para la gripe: ¿realmente es necesario?

Tomar agua para la gripe: ¿realmente es necesario?

tomar agua para la gripe

Cuando se coge una gripe o un resfriado el consejo generalizado es beber muchos líquidos. ¿Pero por qué se dice?

Es bastante común ir a la consulta del médico y que, ante un caso de gripe, nos dé aquellos medicamentos necesarios para paliar los síntomas, como fiebre, tos o estornudos, junto a una recomendación: beber agua en abundancia. ¿Realmente sabemos el porqué? ¿Tiene alguna efectividad a la hora de hacernos sentir mejor durante un proceso vírico?

Por qué tomar agua para la gripe

La razón de tomar líquidos a diario es sencilla: debemos evitar la deshidratación. Cuando estamos enfermos, nuestro cuerpo necesita eliminar todas las toxinas y es común tener fiebre, diarrea o vomitar. De ahí la importancia de beber en abundancia, ya que todos estos problemas hacen que el organismo pierda mucha agua.

Sin embargo, el consumo de líquidos también tiene otros efectos positivos; por ejemplo, también ayuda a evitar que las secreciones llenen las vías respiratorias superiores e inferiores. Así, facilita una mejor respiración, uno de los problemas más comunes durante una gripe.

Para este cometido, vale casi cualquier líquido, no ha de ser necesariamente agua. Así, podemos alternar con infusiones o un caldo para mantener el cuerpo hidratado. Eso sí, es conveniente evitar el alcohol y el  café ya que tienen el efecto contrario y deshidratan. En resumen: tomar agua para la gripe no cura, pero ayuda a paliar los síntomas asociados.

Dicho esto, cabe recordar que ningún medicamento ni remedio natural acaba con la gripe. Se trata de una enfermedad infecciosa causada por un virus y como tal ha de pasarse. Lo que puede recetar el médico son medicamentos para paliar sus síntomas y hacerlo más llevadero.

¿Por qué me mandan tomar agua durante la gripe? Sigue nuestros consejos Clic para tuitear

tomar líquidos para combatir la gripe

Síntoma de gripe: cuándo tratar

Una duda muy extendida es diferenciar un resfriado de una gripe. Dolor de garganta, dolores musculares y articulares, irritación ocular, debilidad, secreción nasal, dolor de estómago y de cabeza, tos, fiebre y malestar general son algunos de sus síntomas. Se trata de un virus diferente al del  catarro. Vemos a continuación algunas pistas para diferenciarlos.

¿Gripe o catarro?

  • Dos virus diferentes: en el caso de la gripe la causa es la influenza, mientras que en el catarro está detrás un rinovirus
  • ¿Cómo empieza? Si es gripe, lo normal es que aparezca repentinamente; en el caso del catarro, es paulatino
  • Fiebre. Si es alta, se trata de gripe. Cuando hablamos de catarro a lo sumo puede haber febrícula
  • Dolores musculares y articulares. Sólo se presentan en el caso de la gripe, con un catarro no se padecen

Tratamiento para la gripe

El tratamiento es muy importante puesto que, de no hacerlo, puede complicarse desembocando en una neumonía. Lo más importante es realizar un seguimiento para que ningún caso se complique, de ahí la importancia de acudir al médico si es necesario.

La forma más fácil de contagio son los estornudos, la tos o al hablar, cuando se desprender gotas cargadas de virus a través de la saliva o la secreción nasal. Por eso, es importante extremar la higiene y procurar cubrirse al estornudar o toser para evitar nuevos contagios. También lavarse las manos a menudo o renovar los pañuelos que usemos para sonarnos o cubrirnos. Como decimos, el tratamiento es sólo sintomático y depende de lo que el paciente sufra, por lo que el médico es quien habrá de decidir en cada caso. El proceso suele durante alrededor de una semana.

Los remedios caseros para la gripe

Si los síntomas son muy molestos, hay una serie de prácticas que pueden ayudar a notar cierto alivio como son los siguientes:

  1. Una ducha tibia. No sólo puede paliar la congestión sino que ayuda a recuperar la temperatura del cuerpo.
  2. Infusiones. No sólo por el tema de la deshidratación, sino porque alivia ante el malestar de la congestión y el dolor de garganta.
  3. Hacer vahos. Sólo con agua o con eucalipto, en casos en los que la congestión impide respirar, los vahos tienen efectos positivos. Especialmente indicado antes de dormir.
  4. Descanso. Aunque pueda parecer obvio, no siempre se cumple. Reposar es también una de las indicaciones para pasar la gripe.
  5. Hacer gárgaras. De especial ayuda en caso de dolor de garganta, junto con la ingesta regular de líquidos, que previenen la sequedad y el picor.

Como siempre, para los grupos de riesgo  se recomienda la vacunación lo cual disminuye la incidencia de la gripe entre la población, aunque estar vacunado no significa que no se pueda contagiar ya que depende de las cepas de la gripe.

Déjanos tu opinión

comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies