Tipos de piel y sus cuidados básicos

Tipos de piel y sus cuidados básicos

Tipos de piel

No todos los cuidados y tratamiento de belleza sientan igual a todas las pieles. ¿Aún no sabes cómo es la tuya? Te enseñamos a distinguir todos los tipos.

Tanto los fabricantes como los comerciantes de cosméticos son conscientes de la existencia de diferentes tipos de piel y los riesgos a los que se ven sometidos. Sin embargo, no todos los usuarios de sus productos conocen a qué grupo pertenece su dermis. Como consecuencia, no incorporan a su rutina diaria los cuidados básicos adecuados mientras su gasto en productos de belleza se dispara de manera innecesaria. Si formas parte de este amplio grupo de personas, este post es para ti. Desgranamos las peculiaridades de los diferentes tipos de piel y las necesidades esenciales que deben cubrir a diario.

Si el cosmético no se adapta a tu tipo de piel, no funcionará #tiposdepiel #cuidadosdelapiel Clic para tuitear

Conociendo la piel a fondo

La piel es el órgano más extenso del cuerpo humano y el que actúa de barrera protectora (en primera instancia) frente a los agentes externos. Está compuesta por tres capas, cada una con diferentes grosores y cometidos.

  • La epidermis. Es el primer escudo frente a agresiones externas como el agua, el aire o la contaminación. Necesita unos cuidados diarios, no solo por este papel de guardián del organismo, sino porque el paso del tiempo le hace perder eficacia y consistencia.
  • La dermis. Es la capa intermedia, más gruesa que la epidermis. Está formada por colágeno y elastina, proteínas que aportan elasticidad y firmeza a la piel.
  • La hipodermis. La más profunda de todas las capas y la que almacena los excesos de grasa. Está formada, básicamente, por tejido adiposo.
La piel consta de tres capas que protegen el cuerpo de las agresiones #tiposdepiel Clic para tuitear

Los cuatro tipos de piel y sus características

Oficialmente, existen cuatro tipos de piel: normal, seca, mixta y grasa. Hay algunas cremas de farmacia especialmente creadas para adaptarse y cubrir las necesidades de todos los tipos, como es el caso de los productos de Bioxán. Pero no suele ser lo habitual: muchos cosméticos están ideados para adaptarse solo a un arquetipo. ¿Quieres saber cuál es tu tipo de piel y acertar en el próximo tratamiento?

  1. Piel normal. Son todo un sueño. Epidermis sin imperfecciones, suaves, con poros poco visibles, tono rosado y resistentes a los agentes externos. No por ello se debe dejar atrás su cuidado y atención. Necesita hidratación y limpieza diarias. Y, con el paso del tiempo, los tratamientos antienvejecimiento serán mucho más necesarios que en otros tipos de pieles.
  2. Piel mixta. Presenta una mezcla de otros arquetipos. Sobre todo, suelen ser pieles grasas en la zona de la frente, la nariz y la barbilla, con imperfecciones, brillos y poros abiertos. En el resto del rostro son normales e, incluso, secas. Este arquetipo necesita especial atención, puesto que requiere la aplicación de diferentes tratamientos según la parte de la cara: unos que equilibren y reduzcan la cantidad de grasa; los otros que hidraten las zonas más secas.
  3. Piel grasa. Este tipo genera una cantidad excesiva de sebo. Como consecuencia, la tez se muestra con espinillas y puntos negros, húmeda y más brillante. No suele ser tan habitual como se cree (en muchas ocasiones se confunde con la piel mixta) y necesita los mismos cuidados que el resto de arquetipos, pero específicos para sus características. Las pieles grasas suelen ser consecuencia directa del estrés, una mala alimentación, la contaminación o el uso de productos demasiado agresivos.
  4. Piel seca. Es todo lo contrario a la anterior. Y, como consecuencia de la ausencia de sebo (que proporciona una mayor hidratación) este tipo de piel se agrieta e irrita más fácilmente. En ocasiones, están causadas por dolencias como el eccema o por productos no adecuados a sus características.

Piel mixta

Sea cuál sea tu tipo de piel, no te saltes nunca la rutina de belleza básica: limpieza e hidratación con los productos adecuados. Si a ello le añades una buena pauta alimenticia, el hábito de la actividad física y un descanso adecuado, el órgano más extenso de tu cuerpo gozará de una salud de hierro.

¿Ya sabías cuál era tu tipo de piel? ¿ Qué cuidados sigues a diario para mantenerla sana?

Déjanos tu opinión

comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies